Recoge una hojas caídas en el parque Bruil (puedes hacerlo en otro sitio, si vives en otro barrio, o en otra ciudad). Estas semanas las tienes de todas las formas tamaños y colores.

Llévalas bajo el viejo almez monumental que murió debido a los daños sufridos tras las obras de reforma del parque. Los vecinos y vecinas decidimos conservarlo, y el artista José Llorente lo talló, para que fuera una llamada al cuidado de los árboles y de todos los seres vivos.

Simplemente deposítalas bajo el árbol. Es una forma de devolverle su esencia. Una acción simbólica  que regale al árbol las hojas que el otoño ya no deposita bajo sus ramas.

Por tu parte ya estará.

Luego vendrán los operarios de FCC y retirarán de los jardines toda la hojarasca que el suelo recibe con tanta alegría, y también las hojillas que te hayas animado a dejar bajo el viejo almez. Pero ahí no hay poesía, ni simbología, solo la habitual falta de respeto al suelo de los humanos civilizados. almez_otono