El Ayuntamiento de Zaragoza ha puesto en marcha la restauración de la Encina singular del parque Bruil. Se va a estabilizar la copa mediante apoyos, y se está ampliando el espacio del alcorque, para permitir una mayor oxigenación del árbol y recuperar el acolchado del suelo.

Ha sido imprescindible la presión vecinal, a través de la Coordinadora «Vive el Parque Bruil» de la que participan las asociaciones vecinales del barrio, así como organizaciones ecologistas. La idea inicial propuesta por los técnicos de Parques y Jardines era la tala de las ramas que producían la descompensación.

La mayor sensibilidad de algunos usuarios del Parque se trasladó a Teresa Artigas, presidenta de la Junta de Distrito del barrio, que recogió la demanda vecinal, e instó a los técnicos a buscar una solución que mimara el árbol singular.
Esperamos así poder disfrutarlo durante muchos años.

_dsc0182_2e80969e