Zaragoza Luis Miguel Gabás
22/6/2009
Los vecinos de la Magdalena repudian la muerte violenta de Luis Bernal
El barrio zaragozano de la Magdalena se ha levantado este lunes consternado. Su afable vecino Luis Bernal ha aparecido maniatado y con evidentes signos de violencia. Bernal fue visto por última vez en la noche del sábado celebrando las fiestas del popular barrio. Los vecinos le han rendido un primer homenaje con velas en su portal.
Los vecinos han coincidido que el fallecido era una persona afable y sin problemas
Los vecinos han coincidido que el fallecido era una persona afable y sin problemas

Zaragoza.- El corazón el barrio zaragozano de la Magdalena ha amanecido este lunes consternado. Luis Bernal, el afable vecino que siempre iba acompañado por su chiguagua apareció muerto en la noche de ayer en su casa de la calle Cortesías. Al parecer, el cadáver se encontraba maniatado y con evidentes signos de violencia realizadas con arma blanca.

Todos le conocían, ya que su vida habitual era pasear sus perros, estar en la Quiteria donde compraba el periódico o comer en el bar Gallizo. El suceso se conoció en torno a las 21.00 horas del domingo pero hoy continuaban las lágrimas y la sorpresa entre todos los residentes de la zona.

En la panadería, situada en la plaza de la Magdalena, nadie se lo podía creer. “Era una persona muy buena que hablaba con todo el mundo”, ha manifestado Miguela. Otra de las vecinas, al enterarse, ha tenido que ser asistida en el interior del establecimiento porque ha sufrido un desmayo.

En el bar, junto a su casa en el número 5, las caras de tristeza y la conmoción por lo sucedido impedían poder hablar de lo sucedido. El silencio inundaba las estrechas callejuelas de este popular barrio del Casco Histórico.

Los amigos le han rendido homenaje con unas velas

Espontáneamente, sobre las 11.00 horas un grupo de amigos han colocado unas velas frente a la vivienda del fallecido para comenzar su particular homenaje. Éstos han querido que fuese algo íntimo, por lo que han decidido tapar la entrada y su dolor con unos cubos de basura y unas bicicletas.

La incertidumbre por el desconocido paradero de Luis Bernal comenzó tras la noche del sábado en el que se le vio celebrando las fiestas del barrio. Por la mañana del domingo no había ido al Rastro. Esto hizo que, por la noche, unos amigos entraran en su casa en la que se encontraron a Bernal muerto sobre la cama.

En estos momentos, su cuerpo se encuentra en el Instituto Anatómico-forense de Aragón en el que se le está practicando la autopsia para conocer las causas de su muerte. Además, fuentes policiales han señalado que se desconoce el posible móvil del suceso, pero que están investigando a los posibles autores.